El pasado martes 18 de julio, el deportista, dice que tuvo "una segunda oportunidad", sus compañeros también fueron claves para ayudarlo. Ahora que se va recuperando, cuenta cómo ocurrió la "pelea" con el tiburón. Fotos @cristiancastanov

El apneista profesional Cristián Castaño estaba con su equipo entrenando en San Andrés para el mundial en Honduras, pero terminó con varias mordidas, «no es culpa del tiburón» dijo, y pidió que no lo lastimen.

Noticias Caribe.

Hace dos semanas, Cristián Castaño y otros apneistas profesionales de la Selección Colombia, estaban entrenando en San Andrés para el mundial de apnea de profundidad que se realizará en Honduras, y tuvo que pelear con un tiburón, «él me alcanzó a morder, yo veía mucha sangre y lo golpeaba con las aletas, el brazo», contó.

No fue un tiburón tigre, sino un oceánico de puntas blancas. 

Ahora que está más recuperado de las lesiones y el tratamiento médico, habló de lo ocurrido.

Aunque dejó claro, «no es culpa del tiburón, seguramente tenía hambre y estaba buscando restos de la pesca en eza zona». 

El apneista profesional Cristián Castañeda estaba con su equipo entrenando en San Andrés, pero terminó peleando con un tiburón.
Cristián Castaño es apneista profesional. Foto particular tomada de su instagram.

El pasado martes 18 de julio, el deportista, dice que tuvo «una segunda oportunidad». Sus compañeros también fueron claves para ayudarlo.

La pelea de Cristián con el tiburón

Ese día, el debajo del agua peleó con el animal en el Cantil de Nirvana, uno de los puntos más profundos en San Andrés, «era el mejor para entrenar por la profundidad que tiene y necesitabamos para nuestro entrenamiento»

Cuando estaba a varios metros bajo el agua, vio al tiburón pero esta vez, se acercó «más de lo acostumbrado, ellos normalmente se quedan a tres cuatro metros de distancia», esta vez se acercó tanto, «que yo lo golpeó sin querer con la aleta».

Al golpearlo el tiburón lanzó la primera mordida, allí entre los deportistas lograron esquivarlo y correrlo un poco. Luego empezaron a subirse para salirse del agua.

Sin embargo, Cristián estaba a más profundidad «y más desprotegido», ahí el animal se le volvió a ir encima.

Fue un tiburón inicialmente, cuando ya estaban en la orilla a salvo y fueron en lancha a buscar sus cosas al punto de profunidad, ya vieron a dos tiburones, el otro atraído por la sangre.

Tuvo que pelear, intentando golpearlo con las aletas, con los brazos. Pero empezó a sentir las mordidas, el ardor y ver la sangre.

El apneista profesional Cristián Castañeda estaba con su equipo entrenando en San Andrés, pero terminó peleando con un tiburón.
Cristián no perdió ninguna extremidad , pero si sufrió varias mordidas en piernas, brazos, manos y su recuperación aún tomará varios días. Foto de su Instagram.

Le tocó tomarse su mano izquierda, «porque estaba saliendo mucha sangre y tenía temor de perder el conocimiento, que me podía desmayar, con las piernas y el otro brazos trataba de defenderme».

«El ataque fue unos 10 o 15 minutos, la verdad en mi mente fue muy largo mientras nadaba, yo por la adrenalina no sabía bien cómo era todo», explicó.

Iba nadando de espalda con la vista al tiburón, pasó a sus compañeros que también nadaban. El tiburón alcanzó a morder aletas de otro apneista.

Buscando la orilla…

Dos deportistas lograron llegar a la orilla (que estaba a unos 500 metros donde inició el ataque), y alertar a una lancha de Coralina que estaba en la zona, y estos de inmediato acudieron a socorrer a los deportistas.

Ya en la orilla, otro apneista que es médico, le hizo un torniquete y de inmediato los trasladaron al hospital. «Donde me atendieron muy bien, fueron muy diligentes», contó Cristián.

Cuando se volvieron a buscar sus cosas, vieron que en el punto ya habían dos tiburones, «el otro vino atraido por la sangre».  

Buscando comida

En esa zona es común la presencia de estos escualos, no solo por la profundidad, sino porque es pesquera y normalmente quedan residuos de pesca y eso se lo comen.

En otras zonas de San Andrés ya ha habido la advertencia de que a los selaquimorfos, les lanzan comida y hasta animales muertos, para atraerlos y atraer turismo. Lo que incluso, ya ha dejado episodos graves de ataques.

Por eso, con Coralina se está evaluando tomar medidas que permitan proteger a los tiburones y también a los deportistas y turistas que llegan al Cantil de Nirvana.

Cristián quien por ahora se pierde el mundial de Honduras, aunque no descarta prepararse para la otra competencia que hay a finales del 2023, pide «no atacar a los tiburones, no matarlos y evitar invadirles su espacio». 

En su cuenta de Instagram, el apneista contó la historia:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí