El ‘apretón’ a los congresistas con uso de camionetas y ahora almuerzos, que se pagan con dineros públicos

El presidente de la Cámara de Representantes dijo que no autorizará pagos de almuerzos a sus colegas, “para eso nos pagan” y que cada uno lo compre de su bolsillo.

Noticias Colombia.

El nuevo Congreso, aunque con varios reelegidos, y que aún no aprueba la rebaja de sueldos, vacaciones y otras bonificaciones, si quiere recortar “gastos innecesarios”, en la Cámara se estableció restricción para asignación de camionetas blindadas y ahora, no pagarán almuerzos.

Muchos señalan que si es justo que se les dé el almuerzo, debido a “las largas jornadas” y agendas de trabajo.

Sin embargo, para David Racero, presidente de la Cámara, ese gasto no se justifica.

Esa corporación paga, con dineros públicos, mensualmente más de 50 millones de pesos solo por concepto de almuerzos y otras comidas.

Son 187 representantes. No todos están todos los días ni comen todos los días, no se ha explicado cómo se pagan o si se hace una contratación general por 187 platos independiente de si lo consumen o no.

Aunque las sesiones sean extensas, “que cada uno pague su comida”. Foto: @DavidRacero.

El representante Racero sentenció que no aprobará pagos de almuerzos ni otras comidas, excepto en situaciones muy urgentes que “si lo ameriten”.

 Debate: “no es justo”, “que lleven lonchera”

“Que compren sus almuerzo como lo hacen muchos trabajadores que incluso ganan el mínimo”, señalan algunos, y otros ven como una ‘mezquindad’ que les quiten el almuerzo.

Para muchos, el recorte debe darse en gastos “que si sean innecesarios”, con los almuerzos señalan, puede revisarse y restringirse a determinados platos “sin comidas costosas”.

En desacuerdo se han mostrado algunos congresistas, recordando que mientras están en periodo ordinario, “tenemos reuniones todos los días, trabajo en nuestros despachos”. Además de las sesiones.

El 4×1000 y los debates en cada crisis: la nueva reforma propone no cobrarlo en algunos casos

Algunas sesiones son de hasta 12 y 13 horas seguidas, y por lo delicado del tema “no podemos salir ni movernos”.

A ello, Racero dijo que “la mayoría apoya que no se sigan pagando almuerzos y que aunque las sesiones sean largas asumirán su alimentación”.

Tachó de sinvergüencería, ese pago de almuerzos por parte del Congreso.

Ahorro

Apenas asumió su cargo, David Racero también pidió evaluación del uso de camionetas blindadas.

Se encontró con que más de 30 estaban asignadas al staff de Presidencia, Vicepresidencia, Secretarías de Comisión y Prensa. Es decir, “un uso inadecuado”.

Se expidió la resolución 1792 para ordenar quitarle esos vehículos a ese personal, y con ello “se obtendrá un ahorro de más de mil millones de pesos anuales, por costos de mantenimiento”

Esta resolución también prohíbe la compra de nuevos vehículos blindados que podrían estar oscilando en los 400 millones de pesos.

Por ahora, cada representante mantendrá el vehículo asignado, “pero es consciencia de cada uno ayudar a disminuir gastos”, llamó el político.

Estas son políticas aplicadas para este año de presidencia de Racero, pero pidió “que puedan convertirse en política permanente de la Cámara, austeridad y ahorro”.

Esto sumado al debate de reducción de sueldos, vacaciones y demás, tiene opiniones divididas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí