Opinión

¿Qué hacer para que nos vaya bien? 

Hay que mejorar de actitud frente a la vida.

 

F.H./ OPINIÓN.

A veces estamos desesperados porque nada marcha bien.

El cambio del año no significa que quedan atrás y en el más completo olvido los problemas que no hemos resuelto en el 2018.

La realidad del cambio verdadero no es del almanaque, sino modificando nuestras actitudes frente a la vida.

Algunas personas hacen costosos cursos de coaching para aprender a vivir, o leen libros de superación personal, que siendo buenos y todo lo que quieran, no alcanzan a mover el magnífico poder que hay al buscar a Jesucristo.

Esos libros y esos entrenamientos ciertamente no bendicen como lo hace el Todopoderoso cuando encomendamos nuestra vida al Señor.

Tengamos en cuenta este texto bíblico:
“¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!”. Deuteronomio 5:29.

PROTEGIDOS.
La protección necesaria para el nuevo año no está en las cosas humanas sino en las espirituales.

Dios es quien nos da la paz y nos libra del lazo del cazador, que son los demonios con sus principados y potestades.

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende”. Salmos 34:7.

Este texto confirma que Jehová, Dios, nos cuida, teniendo a nuestro favor todo su infinito poder. Es decir que nos protege.

“Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho”. Deuteronomio 10:17.

OREMOS.
Empecemos por crear hábitos de oración. Hay personas que dicen: yo no sé orar.

La respuesta a todos los que así piensan es que hablen a solas con Dios y le digan todas las cosas que quieran igual que lo harían con una persona de carne y hueso.

El Padre, Dios; el Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, son personas espirituales. Los tres son personas distintas.

El Padre, es el Creador de todo; el Hijo, es el Salvador; y el Espíritu Santo, es el ayudador, consolador y quien tiene el poder que buscamos.

¿CUÁNDO LLEGA EL PODER?
La ayuda llega con poder cuando obedecemos a Dios y seguimos a Jesucristo quien es el consumador de la fe, que es creer en que tendremos todo lo que le pidamos.

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Hechos 1:8.

No es posible obtener esa bendición por otras vías, más que por encomendarnos a Jesucristo y dejar que Él obre de forma maravillosa.

LA ORACIÓN PODEROSA.
Podemos repetir esta oración:
“Señor, esta semana mi oración es para darte gracias por la dicha de vivir otra semana, un nuevo mes y un nuevo año. Te pedimos que extiendas tu mano y bendigas todos nuestros proyectos para este 2019 que apenas comienza.

Ayúdanos para que nuestros planes se hagan realidad, dentro de tu voluntad. Te pedimos Señor, que estés con nosotros en cada situación, que cada pensamiento venga de ti. Que nos ilumines y nos guíes por el camino correcto.

Protégenos de todo mal, de todo peligro, de toda circunstancia adversa, que sea derrumbado todo plan de las tinieblas y se rompan cadenas de maldición, yugos malignos; se rompan ataduras, todo plan de hombres contra nosotros se destruye, además de quemarse toda mentira del diablo.

Todo principado y potestad en nuestra contra, se cae ahora mismo, en el nombre de Jesucristo.

Señor, cuida a nuestras familias y a nuestros amigos. Queremos decirte que tú eres el dueño de nuestra vida, que confiamos en tus palabras, en tus promesas y que ponemos en tus manos nuestra vida y la vida de todos los seres queridos en este nuevo año 2019.

Abrázanos con tu amor, cólmanos con tu sabiduría y ayúdanos a tomar las mejores decisiones, mira nuestra existencia y nuestras necesidades.

Permite Señor que el 2019 sea un año de paz, alegría, de bienestar, de metas cumplidas y metas por alcanzar.

Para terminar esta oración, queremos pedirte que llenes este año a todos los lectores, periodistas y quienes hacen posible este portal de TUBARCO, de muchas bendiciones, de prosperidad y que por favor nos alejes de toda amargura, temor y aflicción porque contigo todo lo podemos y no habrá mal que nos dañe. Jesús misericordioso en Ti confiamos. Amén”.

EL CAMBIO.
Como podemos notar, el cambio puede empezar por la forma de hablar y de orar para que alcancemos los favores de Jesucristo y lo amemos con todo nuestro corazón y con todas nuestras fuerzas.

En este 2019 hagamos un alto en el camino y nos portémonos de manera buena, noble, pura y honesta.
Nosotros mismos escogemos si queremos bendiciones o queremos seguir un camino sin ver la mano del Señor.

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”, dice Hebreos 4:16.

Hay cosas sencillas y prácticas que podemos modificar y por ello vendrá bendición, por ejemplo: no volver a decir malas palabras, dejar un vicio como el de fumar y consumir licor; evitar con la mujer que no se debe, decir mentiras, sentir ira, discutir, pelear, robar, ser glotón y muchas otras cosas con las cuales podemos empezar un camino distinto en este año que tenemos por delante.

Haciendo esto veremos que poco a poco las cosas que eran traumáticas irán cambiando y se acabará el desespero, la intranquilidad, el desasosiego, al contrario, vendrá paz, mucha paz, aquella que es inexplicable.

 “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.Filipenses 4:7.

Hay una frase que viene por las redes sociales que dice claramente: “O cambias, o todo se repite”, eso significa que no cambiaremos de año, sino que nos quedaremos en el pasado, es decir en el 2017, 2016, 2015 o mucho más atrás.

La invitación es a establecer un cambio seriamente. Cada uno sabrá en qué cosas debe modificar en su vida.

¡Bendito sea nuestro Señor Jesucristo en el cual tendremos nueva vida!

De nuevo, felicidades en este 2019. Que la Paz de Dios llegue a sus hogares. 

 

 

 

Comenta aquí