A Yakeline la ahorcó su novio con una correa y escondió el cadáver


La historia de Yakeline  horroriza a Nariño

 

NARIÑO/JUDICIAL.

 

Una ola de indignación y rechazo ha generado en el departamento de Nariño el atroz feminicidio de Yakeline Muñoz Ojeda, ahorcada por su novio.

 

La propia alcaldesa de Policarpa, municipio donde ocurrió la tragedia, ha rechazado este hecho y pide justicia.

 

Yakeline, oriunda del municipio de Taminango, no había cumplido los 30 años de edad.

 

 

Tenía una hija de seis años de edad.

 

TUBARCO habló con habitantes y autoridades de Policarpa y conoció detalles desgarradores en torno al asesinato de Yakeline.

 

¿QUÉ PASÓ?

La víctima sostenía, con altibajos, una relación desde hace más de dos años con Efraín Sarmiento Cuero.

 

También nariñense, pero nacido en zona rural de Policarpa.

 

El viernes él decidió salir a rumbear con amigos. Ya con varios tragos encima, llamó a Yakeline.

 

Se les vio juntos por varias horas, sin ningún problema aparente.

 

Al final del día se fueron a un hotel, en el casco central de Policarpa.

 

En la madrugada llegó una acalorada discusión.

 

Y el hombre tomó la correa de su pantalón y la ahorcó. Por varios minutos apretó su cuello hasta dejarla sin aire.

 

DURMIÓ CON EL CADÁVER

Por testimonios de dos comerciantes, se sabe que el presunto feminicida durmió con el cuerpo de Yakeline.

 

“Él la ahorcó sobre las 2 o 3 de la madrugada, durmió con el cadáver y pasadas las 8 de la mañana lo escondió debajo de la cama y salió del hotel”, señaló una de las fuentes.

 

Incluso el hombre le habría pedido a la mujer a cargo de la limpieza del hotel que no entrara a su habitación porque su novia “estaba durmiendo”.

 

Pero esa petición fue extraña.

 

Sin embargo Efraín pudo dejar el hotel sin problema. No regresó.

 

La sospecha en el lugar hizo que a eso de las 11 de la mañana se revisara la habitación.

 

En Nariño Medicina Legal reportó entre enero y agosto del 2018, 15 feminicidios.

 

“TENEMOS ROTO EL CORAZÓN”

Claudia Cabrera, alcaldesa de Policarpa, llegó al hotel apenas le contaron lo sucedido.

 

Indica que convocó un consejo de seguridad de inmediato.

 

La mandataria le contó a TUBARCO  que en tiempo récord, las autoridades dieron con el paradero del presunto responsable.

 

“Los policías y agentes adelantaron un trabajo intenso con entrevistas y demás hasta que lo hallaron escondido en una casa del pueblo”, precisa.

 

A pesar de la histórica violencia que ha sacudido a Policarpa por disputas en torno a la coca,  no se tenía en precedente cercano de un feminicidio.

 

“Tengo el corazón roto, es un dolor muy grande como mujer, como alcaldesa y como nariñense”, afirmó.

 

EL MONSTRUO DE POLICARPA

Sarmiento Cuero, sindicado del crimen de Yakeline, ya había maltrato a otras mujeres.

 

Ahora le dicen “el monstruo de Policarpa”.

 

Tiene pendiente una medida de aseguramiento por el Juzgado Penal de Control de Garanías no. 18 de Cali, Valle del Cauca, por tentativa de feminicidio.

 

La Fiscalía pedirá este domingo en la audiencia, que sea enviado a la cárcel.

 

Se le considera un peligro para la sociedad.

 

DRAMA FAMILIAR

El otro lado desgarrador de la tragedia de Yakeline, es el drama de su familia.

 

Con la ayuda ciudadana su cuerpo fue trasladado hasta el Manzano, en Taminango, a más de dos horas desde Policarpa.

 

Su familia, según se conoció, es de muy escasos recursos.

 

Pero a pesar de ser una mujer de avanzada edad, deberá ahora cuidar a su nieta de 6 años.

 

Yakeline trabajaba en un billar en Policarpa y con eso ayudaba a sostener su casa.

 

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Con este feminicidio se abrió de nuevo un debate sobre un fenómeno si bien alertado no del todo conocido en Nariño.

 

Es un problema presente especialmente en subregiones como la cordillera, sierra y costa, pero faltan estudios en la materia.


Post a Comment