El día que el dolor tocó a los caleños


La terrible explosión del 7 de agosto en Cali.

 

 

 

 

El 7 de agosto de 1956 fue el día más terrible en la historia de Cali.

 

 

Un gran estruendo del estallido de camiones cargados de dinamita convirtió a la ciudad en un gran cementerio.

 

 

 

El dolor quedó dispersado a diez kilómetros a la redonda; con gran cantidad de cadáveres y restos humanos, de lo que hoy conocemos como la Calle 25, entre carreras primera y segunda; justamente a escasos metros donde hoy queda la sede del periódico El País y el edificio principal de Colombina.

 

 

 

Según el historiador César Augusto Ayala Diago, lo mismo que versiones recogidas de parte del sacerdote Alfonso Hurtado Galvis, quien recogió los cientos de cuerpos esparcidos, todo fue un terrible accidente.

 

 

 

El resultado fue de 36 manzanas destruidas y un poco más de 1.300 muertos, 4.000 heridos y más de $100 millones en pérdidas.

 

 

 

La Sucursal del Cielo, era el mismísimo infierno, con montones de cuerpos mutilados, casas arrasadas (quedó muy poco en pie), los hierros fundidos y retorcidos. Fue algo parecido a la detonación de una gran bomba atómica.

 

 

 

EL SUCESO SINIESTRO

 

 

Se cuenta que, desde la mañana del día anterior, es decir 6 de agosto de 1956 una caravana de diez camiones del Ejército nacional se desplazaba por la vía Buenaventura-Cali.

 

 

 

Venían los vehículos con 1.053 cajas de dinamita que iban con destino a obras públicas que se hacían en Bogotá.

 

 

 

Esos camiones llegaron a la sucursal del cielo en las horas de la tarde; siete de los diez camiones los situaron en las inmediaciones del Batallón Codazzi.

 

 

 

Varias horas después, en la madrugada del día 7 de agosto, se produjo el desastre porque toda esa dinamita reaccionó y explotó en las barbas de los caleños del centro de la ciudad que quedó literalmente en cenizas.

 

 

 

En esa zona existían bares, hospedajes, talleres y casas de familia; todo eso no solo se fue al suelo, sino que desapareció con personas, animales y todo.

 

 

 

El Batallón Codazzi, la Policía Militar, la Tercera Brigada y las edificaciones también desaparecieron.

 

 

 

Unas 36 manzanas resultaron comprometidas, casi 20 de ellas destruidas por completo.

 

 

 

Las demás, averiadas por la gran onda explosiva.

 

 

 

Indudablemente ha sido la tragedia de este tipo más grande de Cali y de toda Colombia.

 

 

 

De esa fecha, tras aquel terrible y luctuoso episodio, se cumplieron 62 años.


Post a Comment