Por repartir condones, denuncian que policías golpearon a miembro de la comunidad LGTBI


El incidente se registró en el barrio Chapinero de Cali.

 

Hay indignación entre la Comunidad LGTBI de Cali.

 

A través de redes sociales denunciaron que la pareja de una activista Trans recibió una golpiza.

 

De acuerdo a la denuncia, los responsables son uniformados de la Policía Metropolitana.

 

Todo ocurrió en la noche de este viernes, cuando Henry Escobar se desplazó al barrio Chapinero de Cali a participar de una actividad social.

 

Henry es la pareja de Ulisses Medina, reconocida activista Trans de la ciudad.

 

La tarea era repartir preservativos a miembros de la comunidad LGTBI que trabajan en las calles ejerciendo prostitución.

 

La labor, liderada por Ulisses, se hace dos veces al mes, en diferentes sitios de la ciudad.

 

¿Cómo ocurrió el incidente?

 

“Ulisses estaba con un cliente en la peluquería y me pidió que me adelantara. Cuando llegué a la Calle 34 con Carrera 15, iba a comenzar a entregar los condones , cuando la Policía me atacó”, indicó la víctima, en diálogo con TUBARCO.

 

Según Henry, los policías le dijeron que no podía estar en el lugar ni repartir condones, a pesar de llevar consigo una lista de control.

 

 

“Le dije a los policías el motivo por el que estaba ahí, y ellos me respondieron que no me querían ver y que no podía estar ahí”, relató.

 

Aseguró que le iban a poner un comparendo por el Código de Policía.

 

“Como me negué a esta situación, me tomaron a la fuerza, me tiraron al piso, me golpearon seis policías al tiempo”, aseguró.

 

Dice, además, que “hasta el celular me lo partieron. Ellos fueron los primeros en agarrarme, y lo que hice fue oponer resistencia”.

 

Lo trasladaron a una estación de Policía y denuncia Henry que “hasta utilizaron electrochoques para debilitarme las piernas”.

 

Ulisses Medina, la pareja de Henry, dijo que él tiene lesiones en el cuello, en las costillas. “No para de vomitar por los choques del Taser”, aseguró.

 

Aseguró que, además, utilizaron palabras soeces y discriminatorias por su orientación sexual.

 

“Ha ocurrido en varias ocasiones, cuando intentamos hacer labor social con las chicas, y parece que a nadie le importa”, dijo la activista, que lleva 18 años defendiendo los derechos de su comunidad.

 

Ambos calificaron el ataque como homofóbico y aseguraron que denunciarán el caso ante las autoridades correspondientes.

 

 

 

 


Post a Comment