“Estoy muriendo”: Se encadenó para exigir atención de Coosalud 


Tiene desde daño en las vértebras, lupus hasta el sistema vascular comprometido.

 

 

Jeisson Matiz Solano supera los 34 años de edad y padece varias patologías que lo tienen con oxígeno y en silla de ruedas, pero hace un año -denuncia- su EPS Coosalud, no le brinda la atención necesaria.

 

“He empeorado, me descompenso más, ya no puedo seguir”, dice Matiz.

 

Este viernes ha decidido encadenarse a una de las sedes de la EPS para buscar respuestas.

 

Explica que no había público su caso, porque lo tenían de un lado a otro.

 

“Con abogados, con papeles dilatando todo hasta que finalmente ya quedó claro que tenían era un montaje”, sostiene.

 

La delicada situación pide, la evalúen la Superintendencia de Salud y el Ministerio.

 

 

 

 

ENFERMO

 

Jeisson señala a la gerente, el asistente al usuario y a dos abogados de la supuesta negligencia en su caso.

 

“Me han dilatado los procesos médicos, examenes de urgencia por riesgo de muerte, medicamentos,  insumos, tratamientos”, asegura.

 

Afirma tener todos los documentos y pruebas de la atención que no ha recibido.

 

 

Disquitis de vertebra de L2 a L5.

 

Hipotiroidismo.

 

Trombosis.

 

Embolia.

 

Tromboeficema pulmonar.

 

Lupus.

 

Apnea del sueño.

 

Hipertrofia de cornetes.

 

Paralejía.

 

Aranoiditis.

 

Faringolaringitis crónica.

 

Hipertrofia de amígdalas linguales y palatinas.

 

Paladar dewscendido.

 

Desviación de tabique nasal.

 

Cuagulo en la cervical C5-C6.

 

Mileopatia C6-C7.

 

Las baterías enterocuccus.

 

Y él 90% del sistema vascular esta muerto.

 

Ese es todo su expediente médico de patologías.

 

 

 

 

“Esto no es un juego para mí”  le dice a TuBarco.

 

“Por eso me he encadenado y con huelga de hambre”.

 

Afirma que si se muere “que  sea lo que Dios quiera, pero estoy  cansado, mis hijos sufren, mi familia, yo”.

 

“Ellos me mandaron a  pedir, mendigar para pagar mi salud  todo  lo vendi y empeñe quede sin nada y en 20 dias nos sacan a la calle porque no tengo con que pagar”, es la otra situación en la que ha debitado el deterioro de su salud.

 

Dice que ya no tiene recursos para seguir costeando los costosos medicamentos y exámenes.

 

Y es que “si la EPS no me atendía tenía que hacer algo, pero ahora ya no tengo nada”.

 

Se espera que en próximas horas autoridades municipales de la Defensoría del Paciente o Personería se acerquen para conocer el caso.

 

Jeisson además es miembro de la Veeduría Nacional.

 

También se espera la respuesta y acción de Coosalud frente al delicado caso, en el que se denuncia un presunto fraude en la atención.


Post a Comment