Guacho’ pasó de ser comerciante, guerrillero, hasta volverse ‘narco’


Es el hombre más incómodo para la paz.

 

Su nombre comenzó a sonar desde el año pasado, pero ahora es el hombre más odiado desde diferentes sectores.

 

La indignación por sus acciones es mayor por lo sucedido con el grupo periodístico del Diario El Comercio de Ecuador.

 

Por su captura, ofrecen una recompensa de más de $1000 millones de pesos.

 

$621 millones los pone el gobierno de Eduador (US$230.000) y $400 millones, el gobierno colombiano.

 

 Se buscan datos de alta inteligencia para capturar o dar de baja al sujeto más incómodo para la paz.

 

El prontuario

 

“Guacho” es un moreno de buena estatura y joven, con 27 años. Tan ágil y hábil con las armas que parece una pantera en la oscuridad.

 

Se llama Walter Patricio Arisala y su prontuario se remonta al año 2007.

 

En esa época, siendo comerciante de pequeñas ‘chucherías’, fue reclutado por las Farc en Ecuador.

 

Así formó parte de la columna Daniel Aldana. En este instante es el jefe de un reducto llamado Oliver Sinisterra.

 

Estando en la guerrilla de las Farc, no quiso saber nada del proceso de paz y decidió seguir en el grupo.

 

Asumió el negocio del narcotráfico y en menos de diez años se volvió uno de los capos de la zona, respaldado por una tropa, que él mismo comanda, de entre 150 a 200 hombres armados.

 

Paralelo a esto, datos de inteligencia apuntan que tiene la capacidad de producir más de 2.000 kilos de la droga (cada semana), en cerca de 100 pequeños cristalizaderos o laboratorios.

 

Por ello obliga a campesinos y agricultores a que se opongan a la erradicación forzosa de las matas de coca, especialmente en el sur de Nariño, en la frontera con Ecuador.

 

Según el Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, sus alianzas con carteles mexicanos; pueden generar hasta 25 millones de dólares semanales.

¿Disidente o criminal?

 

Los hechos recientes en los que se vio involucrado “Guacho” hacen que el grupo que comanda ya no se considere como una disidencia, sino una banda criminal.

 

‘Guacho’ participó en la masacre en El Tandil, en Tumaco, en la que siete campesinos fueron asesinados en octubre.

 

Por sus acciones, Tumaco se ha quedado sin energía, por atentados a la infraestructura eléctrica.

 

Los sujetos con los alias de: ‘Cachi’ (ya capturado), ‘Sombra’, ‘Micri’, ‘Chiqui’, o ‘Chiquito Malo’ son sus compinches.

 

Lo que a nadie le cabe duda, es que ‘Guacho’ quiere conservar el poder que le da el dinero del narcotráfico.

 

Pero además de la drogas, lo que mueve a “Guacho” también son las armas a manera de insumo para la guerra.

 

 

Fusiles, pistolas y granadas le llegan desde Tumaco o Llorente por los esteros, por donde no está el Ejército o la Policía

 

Su campo de acción es el río Mira, un corredor inexpugnable que ‘Guacho’ usa para el tráfico de drogas de Colombia a Ecuador.

 

Por eso ‘la pantera negra’ quiere demostrar su fortaleza criminal y por tal motivo anunció anticipadamente la muerte de los tres comunicadores de El Comercio. Algo que generó incertidumbre, dudas y también pesar durante toda esta semana.

 

Colombia y Ecuador le declaran la guerra

 

El accionar de Walter Patricio Arisala, o ‘Guacho’, es un problema y también uno de los máximos objetivos, gran prioridad, de la fuerza pública por la capacidad que tiene de hacer daño.

 

Alias ‘Guacho’ siembra el terror y pone en aprietos a los gobiernos de Colombia y Ecuador.

 

El Presidente de este última nación atribuye la fuerza de esos grupos armados a la complacencia de su antecesor Rafael Correa, quien los toleró en la frontera común.

 

Tanto Ecuador como Colombia mueven las tropas hacia la frontera para realizar operaciones militares en contra de “Guacho”. Al tiempo, se alistan los protocolos para el rescate de los cuerpos.

 

El gobierno ecuatoriano insiste en que los tres fallecidos están en territorio colombiano.

 

 

.

 

 

 

 


Post a Comment