Los teatros de barrio que ya no están


Hoy, el turno de TUBARCO retro en el cine caleño.

 

En las décadas de los años 40 al 70, Cali tenía una gran cantidad de salas de cine de barrio.

 

La función era de doblete. Es decir, se veían dos películas con una sola boleta.

 

Era algo rotativo y estar en la silla del teatro era de casi cuatro horas.

 

A la entrada vendían los turrones de maní, maní, dulces, chitos y demás golosinas en pequeñas bolsitas.

 

Aquí estaba el Teatro Colón

 

Recordemos que en los alrededores del sector de Santa Rosa, en pleno centro caleño, estaban: Colón y Aristi.

 

También El Teatro El Cid, en la Carrera Quinta con Séptima.

 

El Bolívar (en la Avenida Sexta, antes Cervantes) cambió su nombre después de un incendio en 1969.

 

El Calima, también en la Avenida Sexta, (todavía abierto para espectáculos musicales).

 

Teatro Calima

 

Los Cinemas Uno y dos; Cine México, que aprovechando su nombre presentaba filmes de ese país con la diva María Félix; Tin-tán; también los cómicos Mario Moreno ‘Cantinflas’, ‘Clavillazo’, la India María; y los estelares: Jorge Negrete, Pedro Infante, Alberto Vásquez; César Costa, Enrique Guzmán, Angélica María y muchos más.

 

El San Nicolás (en pleno parque del mismo barrio); también estuvieron Alameda, Asturias y San Fernando (fue tal vez el último que cerró sus puertas).

 

Luego podemos registrar la presencia del Cine Imbanaco (en la Carrera 39 con Calle Quinta, donde hoy es la sede de Telepacífico.

 

Los teatros Variedades, Ayacucho, Libia, Ángel, Mariscal Sucre, Belalcázar, Troncal, Imperio y Palermo, eran los típicos escenarios para ver cine en los barrios populares.

 

El Rívoli, tenía siempre una cartelera especial con películas del viejo oeste. “Había que resguardarse bien en la silla porque si no lo alcanzaban a uno las balas. Había tiroteo ventia’o”, dijo a TUBARCO Carlos Escobar, uno de nuestros asesores de este retro.

 

Teatro Mariscal Sucre

 

Ciertamente eran las películas de Sartana, Yango o Bud Spencer y Terence Hill; y los populares filmes del bueno, el malo y el feo; donde las herramientas principales eran los sombreros; un revólver Colt 45, los caballos. Y por supuesto las trompadas y las peleas descomunales en el tradicional bar o Saloon; hasta que aparecía el comisario o Sheriff al cual le tenían muy poco respeto.

 

Rememoramos los teatros: Avenida, María Luisa y el Cine Oro (que empezó con las cintas para adultos o pornográficas; aunque no existía todavía Nacho Vidal).

 

El Teatro La Tertulia que proyecta cine cultural, sigue con sus programaciones, lo mismo que Proartes.

 

Los primeros en presentar obras dramáticas, ópera, conciertos y espectáculos musicales, fueron: El Municipal, Teatro Experimental de Cali, TEC; y Jorge Isaacs, que aún se conservan.

 

La capital vallecaucana tuvo dos autocines: El Limonar y Piedragrande. Los dos sucumbieron al paso del tiempo. No tuvieron acogida.

 

Hay que decir que primero fue el del Limonar; que quedaba en el mismo sitio donde hoy es está el centro comercial que lleva ese nombre. Luego fue trasladado a las afueras de Cali, en la vía a Jamundí, en el sector de Piedragrande.

 

La gente se parqueaba en esos lugares, se quedaba sentada dentro del auto y a su lado había un poste con un parlante para escuchar el sonido de la proyección.

 

Con el fin de los teatros de barrio; surgieron las salas de cine de los centros comerciales que tienen dos empresas que compiten con buen músculo financiero como son: Cine Colombia y Royal Film.

 


Post a Comment