El vestuario, la pieza clave en las procesiones de Popayán


Nadie les enseña cómo se confeccionan. Las familias transmiten el conocimiento de generación en generación.

 

No hay una fábrica que haga los uniformes de carguero, sahumadora o regidor.

 

En Popayán, los personajes de la Semana Santa requieren atuendos especiales.

 

Los personajes que dan vida a cada procesión, las familias payanesas se dan a la tarea de confeccionar los atuendos.

 

Precisamente, la caracterización de los personajes cada año, por centenares de payaneses fieles a la tradición, fue uno de los aspectos que tuvo en cuenta la UNESCO, a la hora de otorgar la calidad de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, a las procesiones de Popayán.

 

Natalia Guzmán, Sahumadora describe su vestido de campesina de la región, que es la ñapanga.

 

 

“Consiste de abajo hacia arriba en unas alpargatas tejidas a mano, despunte rojo, un pañuelo que cuelga de la falda alta bordado en bayeta, una blusa que nos cubre los hombres en señal de fidelidad a Jesús”, dijo

 

Los cargueros visten túnicas en tonos violeta en señal de duelo.

 

Desde mediados del siglo pasado, las autoridades prohibieron que se cubrieran el rostro para evitar posibles infiltrados en la procesión.

 

El carguero Jesús Dueñas dice que “contamos con el paño que es la parte blanca que nos cubre, el paño siempre va a ir del lado contrario al hombro con el que vamos cargar, contamos con el capirote que es el gorro, antiguamente el capirote nos cubría totalmente la cara y no más se veían los ojos, pero desde hace unos 40 a 50 años hacía acá se cambió y se coloca hacia atrás tenemos la alcayata.”

 

 

La autoridad durante el desfile sacro es ejercida por los regidores, que visten un impecable frac diseño de gala del siglo pasado.

 

Juan Manuel Rodríguez, Regidor dice que “la cruz es el símbolo religioso que nos confiere la Junta y nos da el poder de asistir a un evento religioso, no estamos de fiesta, no estamos de etiqueta para participar en un baile, estamos para regir para acompañar y llevar ordenadamente la procesión de Semana Santa.”

 

No hay una guía o manual que diga cómo confeccionar o vestir estos atuendos, la tradición va de padres a hijos, que perduran la solemnidad centenaria de la Semana Santa. payanesa.


Post a Comment