Se separaron y la siguió maltratando hasta que la mató a puñaladas


Lo denunció públicamente y pidió protección, que nunca llegó.

Rosileny Huertas, de 41 años de edad, fue asesinada por su expareja.

 

Ella pidió le había  pedido el divorcio seis meses después porque el marido se tornó posesivo y violento.

 

Y sí, él terminó matándola a puñaladas en Yumbo, Valle.

 

Se dieron el sí en octubre del 2016, y a las pocas semanas, empezaron los problemas.

 

Eran las 4 de la tarde del martes, todo el mundo trabajaba en el Parque industrial La Esperanza, del barrio Acopi.

 

Un hombre irrumpió en una oficina y sin mediar palabra, con un cuchillo apuñaló a una mujer.

 

La víctima presentó “herida por arma blanca en la región manaría lado derecho”, dice el informe.

 

Era Rosileny. Murió asesinada por el sujeto que amó y que la maltrató.

 

 

Dionier Fabián Mosquera Sánchez, fue el agresor capturado en el sitio del crimen.

 

Al buscar con su número de cédula antecedentes, esto arroja el sistema:

 

 

Sin embargo, el hombre fue denunciado por violencia intrafamiliar.

 

Al parecer la Fiscalía no le hizo la notificación.

 

Incluso, tendría otras denuncias.

 

El dramático aumento de la violencia intrafamiliar en Colombia

 

No era la primera vez que la acosaba en el trabajo y terminaron despidiéndola.

 

“Va al colegio de mis hijas, de mis nietas. Hoy no he podido enviar a las niñas al colegio porque tengo temor de que él está ahí”, conto ella en septiembre del año pasado al Noticiero 90 Minutos.

 

Había denunciado públicamente su caso a travás del Noticiero 90 Minutos para que agilizaran la respuesta de la Fiscalía.

 

Poco más de un año de infierno vivió Rosileny, al parecer simplemente la ruta de atención para las mujeres víctimas de violencia, falló.

 

La mató

Su esposo, con quien ya no vivía, la perseguía, la llamaba, le hacía escándalos en la calle.

 

Hace 24 horas él guardo un cuchillo en su ropa y emprendió camino desde el barrio El Vallado en Cali, donde vivía, hasta Yumbo.

 

Entró a la oficina donde Rosileny era auxiliar administrativa, la agredió.

 

El también acudió a esta noticiero regional para asegurar que no la perseguía ni amenazaba.

 

Sus compañeros reaccionaron pero ya la había apuñalada.

 

Lograron evitar que huyera y pidieron auxiliar a la policía.

 

El cuadrante llegó y capturó al sujeto.

 

Estaba herido, se había cortado el mismo. Tal vez intentó suicidarse, pero no fueron de gravedad.

 

Fue puesto a disposición de la Fiscalía, ahora se espera su judicialización.

 

Mujeres, víctimas “del amor”.

“En lo corrido del año, 3014 mujeres han sido maltratadas por sus parejas y excompañeros sentimentales, según reveló este miércoles un informe de la Universidad Libre”, informa El País Cali.

 

Disminuyeron los casos con respecto a enero y febrero del 2017 cuando hubo 3455.

 

El periódico reseña que “las mujeres que tienen entre 20 y 29 años son las más afectadas por esta problemática con 1295 denuncias y hay 81 menores de edad, maltratadas por sus parejas”.

 

Eso dice el informe y también, que este fenómeno no termina de ser reconocido como un problema social. Que se agrava.

 

“No es un homicidio más”

“Esto no es un problema de violencia no más”, dice el alcalde Maurice Armitage, frente al fenómeno de feminicidios.

 

El caso de Rosileny, ocurrió en Yumbo zona metropolitana de Cali.

 

Pero el problema se ha extendido, y para Armitage hay que evaluar cómo se están atendiendo estos casos.

 

“Esta señora vino, denunció el problema en que estaba y como autoridad no se le paró las suficientes bolas porque terminó siendo asesinada”, critica.

 

Tiene que tener respuestas del punto de vista judicial.

 

 

 


Post a Comment