Más de 40 estudiantes de los dos colegios públicos en el centro de Cali, se vieron implicados en una pelea en la que volaron piedras, madrazos y hubo que dar carreras porque se habla hasta de explosivos caseros. 

Paradójico, la vieja rencilla que existe entre estudiantes de los colegios Santa Librada y Antonio José Camacho, se revivió esta semana tras un partido de fútbol amistoso. El resultado no habría dejado muy contentos a varios alumnos. 

Palos, piedras de un lado y otro, insultos, y hasta un supuesto explosivo de fabricación que cayó en puertas del Camacho, fueron los ingredientes de la gresca. 

Comerciantes y habitantes de la carrera 15 a la altura del barrio San Bosco y calle 5, se vieron afectados, hubo daños en puertas, ventanas y carros. Es decir, la pesadilla de hace meses, volvió por algunas horas. Hay temor, que estos enfrentamientos continúen. 

La tensión inició en la mañana. 

Lo que las autoridades han podido establecer, es que algunos alumnos del Camacho ingresaron al Santa Librada, “tenían permiso”, pero cuando hubo el cambio de jornada, apareció un grupo más grande de estudiantes y se armó la pelea en la puerta.

Corriendo por las calles aledañas a las dos sedes educativas oficiales, alumnos intentaban, unos dar golpes y otros huir. 

Líderes estudiantiles y autoridades de las dos instituciones, la Secretaría Municipal de Educación y  hasta la policía, que terminó conduciendo a la estación a 11 estudiantes e imponiendo comparendos pedagógicos a sus padres, buscan con una mesa de diálogo evaluar la situación y establecer un proceso de paz. Se espera pasos a seguir en próximas horas.

 

0
0
0
s2sdefault