Pesar y dolor son los sentimientos que rodean la familia de Carlos Marín Restrepo, un campesino de la zona rural de Tumaco que apareció muerto luego de sumergirse en el río Mira, a la altura del corregimiento de Llorente.

De acuerdo con habitantes de la zona, una vez terminó con su jornada laboral, el labriego intentó refrescarse y para eso ingresó al río. Sin embargo, de un momento a otro habría sido arrastrado por la corriente.

Sus familiares desesperados lo buscaron por varios sitios del municipio creyendo que se fue a departir con algunos amigos pero no hubo resultados. En medio de la angustia, el lunes en la tarde se dirigieron hasta el afluente y tras una intensa caminata por la orilla fueron encontradas algunas prendas de vestir que hicieron presagiar lo peor.

Un kilómetro más abajo en donde estaba su ropa finalmente fue hallado el cuerpo de Carlos Albeiro. “Jamás imaginamos encontrarnos con una escena tan desgarradora. La verdad es que la muerte de Carlos nos ha dejado destrozados”, sostuvieron allegados.

Se conoció que sus seres queridos aún no comprenden por qué Carlos Albeiro ingresó al afluente, puesto que él conocía de los peligros que representaba y más aún cuando está crecido.

El cadáver fue llevado hasta Tumaco donde las autoridades realizaron el levantamiento y la necropsia. Posteriormente el cuerpo fue entregado a sus familiares para darle cristiana sepultura.

0
0
0
s2sdefault