A pesar de las denuncias de la ciudadanía que han tenido la intervención del propio secretario de salud de Cali Alexánder Durán, aún se siguen presentando las carreras de la muerte de las ambulancias que se disputan el traslado de un paciente en lo que es conocido como una guerra miserable.

A los paramédicos y al personal de emergencias, parece que no les importa prestar un buen servicio, ni que la víctima se salve, sino cobrar los pocos pesos que deja ese transporte, también denominada como 'la guerra del centavo'.

Por ahora se utiliza un centro de despacho improvisado desde el 123, usado por igual para emergencias policiales, pero esto no ha sido suficiente para frenar ese apetito de la 'ambulaciomiseria' en que se convertido todo como si fuera una horrible pelea de gallinazos en disputa de restos orgánicos.

La solución, que pondría fin a semejante despropósito, además propuesta por las propias autoridades, es la creación de un verdadero centro regulador que apenas se está gestando y que podría estar funcionando en diciembre próximo.

Según el secretario Alexander Durán, esto vendría sectorizar el uso de las ambulancias y a qué centro hospitalario debe ser llevado cada paciente.

Lo que más genera esa desagradable pelea es cuando hay que trasladar un herido o lesionado en accidente de tránsito por el cobro del SOAT.

Incluso las mismas ambulancias en su avidez de llegar al sitio de la urgencia, convierten sus vehículos en temibles bólidos que generan otro peligro.

0
0
0
s2sdefault