Aunque solo un ave atacaba al principio a las personas, hoy día son varios los gavilanes que prácticamente cazan a quienes viven en alrededores del Sena y Tránsito en Salomia.

Para los habitantes del barrio Los Andes, al lado de Salomia, era “normal” ver crecer la población de gavilanes en su comunidad durante los últimos cuatros años, pero hoy día les preocupa los ataques que a diario se registran.

Las aves que habitan en los árboles principalmente de los separadores viales, dicen los habitantes, acabaron con la población de torcazas, loros y otras, y ahora se paran en techos, rejas y ventanas de las casas “y hay que estar alertas porque si hay alguien cerca atacan”, cuenta un ciudadano.

El comportamiento de estos gavilanes se viene registrando hace por lo menos un año, pero en los últimos cuatro meses han sido más intensos y hasta graves.

De hecho, mientras el equipo periodístico de TU BARCO investigaba en la zona la situación, tres gavilanes de gran tamaño empezaron a merodear por lo que hubo que retirarse.

“Los ataques son muy rápidos” dice una de las afectadas. “Yo creo que es hora de que la autoridad ambiental intervenga para evitar mayores problemas y estas aves puedan ser protegidas también”, dice otro vecino encerrado en su casa, mirando precavidamente por si algún gavilán está cerca.

Los vecinos de esta comunidad, ubicada entre el Sena y la Secretaría de Movilidad y Tránsito en Salomia, no habían visto la necesidad de alerta al Dagma de la situación, pero creen que ya no se trata solo de crías que estarían protegiendo los gavilanes “sino que debe ser otra cosa que los está alterando”.

Esperan que la autoridad ambiental del municipio pueda atender la situación, protegiendo debidamente a estas aves.

0
0
0
s2sdefault