La posibilidad de una paz duradera se acrecentó en las últimas horas en Nariño por cuenta de la puesta en marcha, desde las 00:00 de este 1 de octubre, del cese al fuego entre el Gobierno Nacional y la guerrilla del ELN.

Dirigentes de diversos sectores señalaron que es una decisión importante que busca reforzar la paz en un departamento que ha sufrido los embates de este grupo guerrillero.

Aseveran que es un gran paso para consolidar la paz en Colombia y que lo ideal sería que el cese al fuego fuese definitivo, pero de esta manera se allana el camino para terminar una guerra sin sentido.

Por su parte los personeros de algunos municipios como Policarpa y Samaniego, señalaron que estarán atentos al desarrollo de esta etapa de las conversaciones con el Eln.

Es de recordar que la aseveración del primer mandatario de los colombianos se realizó luego de firmar el decreto del cese, en medio de una ceremonia en el que ordena al Ejército detener los ataques a la guerrilla desde hoy primero de octubre hasta el 9 de enero de 2018.

“El cese al fuego y de hostilidades bilateral que se firmó en Quito quiere decir que el Eln tiene que dejar de secuestrar, de reclutar menores, de sembrar minas, de atacar nuestra infraestructura”, recalcó.

Agregó que este es el “primer cese al fuego bilateral que suscribe el Eln en toda su historia”.

Así mismo, el mandatario agradeció a las partes que colaboraron con el proceso de paz, a Ecuador por servir de mediador y a los demás organismos. El mandatario también citó al papa Francisco cuando aseguró en su visita a Colombia que “nunca nos dejemos quitar la paz”.

0
0
0
s2sdefault