El pasado 3 de mayo que se produjo una caída del servicio de mensajería de WhatsApp (W.A.) a nivel mundial, tal vez fue una tragedia para algunos. Día histórico para otros, pero no se sabe cuándo se volverá a caer.

Se imaginarán ese día lo que pensó la esposa o la novia celosa porque su compañero sentimental no le contestaba los mensajes, o al revés el hombre que escribió a su amada y ésta no le respondía?

¿Cuántos negocios, cuántas citas, cuántos asuntos no se pudieron concretar porque falló la plataforma?

Durante unas casi cuatro horas, montones de usuarios, se estima que este sistema de mensajería instantánea es usado por 1.000 millones de personas, que se vieron maniatados para que se pudieran ver o recibir mensajes. 

Todavía no se saben dado las causas que provocaron la interrupción de las comunicaciones, pero sí han aparecido varias campañas que explotan la noticia mediante ingeniería social, aprovechándose de la ingenuidad de algunos. Hay que decir que todas las versiones son falsas y son llamadas ‘hoax’, algún mensaje de esos lo firmaba Karelis Hernández, directora de Whats App (falsa identidad, ni siquiera trabaja en el servidor).

Algunos mensajes fraudulentos indicaban los pasos a seguir para mantener la cuenta activa, aprovechando el colapso del inolvidable 3 de mayo. El hecho de haberlos compartido o reenviado sólo ayudó a causar más desconcierto con tales consejos engañosos de broma y maldad.

Recordamos uno de los famosos mensajes falsos cuando gran cantidad de gente literalmente quemó sus iPhone poniéndolo en el horno microondas para cargarlo. De modo que no hay que creer todo lo que llega por W.A y tener mucha cautela antes de hacer clic.

La amenaza clásica y una burla, falsa por supuesto, es que si un usuario recibe un mensaje hay que enviárselo a por lo menos 20 contactos porque de lo contrario le van a cobrar el servicio.

Lo único que se sabe es que el monstruoso servidor de cerebro electrónico o software ubicado en California, Estados Unidos, falló. Las informaciones indican que desde el año 2010, en el cual empezó Whats App, es la falla más grave que han tenido. Algunos lo atribuyen a problemas de enlace y otros a errores de programación. Todo eso por ahora es mera especulación.
Lo que sí sabemos, por la experiencia vivida, es que cuando se cae este servicio por un tiempo prolongado, se arma tremendo alboroto.










0
0
0
s2sdefault