Las excusas, figuran en primerísimo lugar de las tradicionales ‘colombianadas’ para no cumplir con la norma de ponerse el cinturón de seguridad cuando vamos en marcha en los vehículos.

Estas argumentaciones hacen parte de una gran creatividad para tratar de burlar la multa al ser sorprendidos por una autoridad de tránsito.

“Yo lo tenía puesto, pero me lo quité cuando usted me paró”. Algunas mujeres al volante han intentado esquivar la sanción al decir: “es que estoy recién operada de los senos y no puedo ponerme nada que me apriete”, a lo cual responden usualmente los guardas de tránsito: “aquí le voy a hacer el comparendo respectivo y en la oficina del comisario lleva la prueba de su cirugía en la controversia”.

Hay tretas muy conocidas como: “acabé de salir. Hace 10 metros que arranqué y ya me lo iba a poner”. Otra es: “me estaba apretando mucho porque el mecanismo está dañado y me lo tuve que quitar”.

Las ideas ‘brillantes’ para justificar el incumplimiento de la regla, siempre están a la orden del día y así librarse de la multa de $370.000 que vale la infracción.

Lo cierto del caso es que cuando nos ‘tocan el bolsillo’, jamás nos volvemos a olvidar de ponernos esa, a veces, molesta correa.

La Policía de Tránsito y Transporte indicó que a diario son sancionados cerca de 100 conductores en carretera por no usar el cinturón de seguridad.

La cifra de los multados supera las 11.800 sanciones en lo que va corrido del año 2017.

Las autoridades informan que a diario sancionan a unos 100 conductores por no usar el cinturón. De cada cinco personas, a uno de ellos se le olvida o también prefiere no usarlo de manera deliberada. Hay que recordar que llevar el cinturón, puede salvar las vidas del conductor y sus pasajeros.
0
0
0
s2sdefault