El Ministerio del Medio Ambiente de Colombia empezará a recaudar un impuesto por el uso de bolsas plásticas. El fin de esta determinación es desestimular su uso y al mismo tiempo reducir los impactos ambientales.

El tributo será cobrado desde el próximo 1 de julio, pero desde ahora empezó el debate sobre el tema, algunos dicen que la medida es buena, otros sostienen que el retiro de estos elementos debe ser de forma paulatina, atendiendo a la cultura del colombiano. 

“Colombia avanza en la disminución del uso de las bolsas plásticas. Hemos visto en el último año un cambio en el hábito de consumo con campañas como Reembólsale al Planeta, que sin duda ha sido de gran ayuda para disminuir los impactos ambientales de residuos como el plástico”, sostuvo el Ministro de Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo.

Es necesario recordar que ya se han dado pasos al respecto, cuando se emitió una resolución que entró en vigor en diciembre de 2016, con la que no se permitía el uso de las bolsas que tuvieran una medida menor de 30x30.

Con esa determinación, revelan las autoridades, se ha logrado bajar en un 28% el uso de estas bolsas, cuyo dato ha sido entregado por parte de empresas productoras de plástico, que suministraron sus ventas en planta en lo corrido de 2017. Es decir que en unos 100 días se logró bajar casi en más de un cuarto el consumo total de estos elementos.

La idea general es acabar en breve tiempo con las bolsas de plástico, o reducir al mínimo la utilización, por la vía del pago de un tributo que será trasladado al usuario, y que en su reemplazo se hagan empaques de un material fácilmente biodegradable, reciclable como el papel, o con aquellos elementos que sean reutilizables por su confección y diseño.
0
0
0
s2sdefault