Después de los bogotanos, los caleños son los que más se sienten inconformes con los nombres que recibieron de cuna y que hoy aparecen en sus documentos de identificación.

Al menos eso es lo que asegura un informe de la Superintendencia de Notariado y Registro que reveló que entre enero y julio de este año, 423 personas acudieron a notarias para cambiarse el nombre. El primer lugar lo ocupa Bogotá, con 1386 registros. Le sigue Medellín, con 232.

La tendencia se mantiene en el Valle del Cauca. En el departamento también hay muchos inconformes. Según la Supernotariado, 720 personas hicieron el trámite para cambiarse el nombre.

El trámite para llamarse de otra manera tiene varios pasos. Voceros de la Súper, explicaron que se debe presentar fotocopia de la cédula de ciudadanía y copia auténtica del registro civil de nacimiento ante una notaría. Así mismo, se debe solicitar en ese despacho el trámite de una escritura pública en la que se procederá a hacer el cambio de nombre.

Posteriormente, con este documento debe presentarse en la oficina donde reposa el registro civil y solicitar una modificación del mismo. Luego de realizar el cambio, deberá tramitar una rectificación de su documento de identidad con la copia del registro civil en la Registraduría.

Para muchos someterse a todo este papeleo no se compara con la tranquilidad de tener un nombre que lo identifique y con el que se sienta a gusto. Y a usted ¿le gusta su nombre?

0
0
0
s2sdefault