Una niña de 7 años, que disfrutaba con su familia de unas vacaciones en Cornwall, sur de Inglaterra, mientras bañaba en un lago tocó con sus pies un objeto metálico y al sacarlo se dieron cuenta que era una espada, posiblemente la llamada ‘Excalibur’ del mítico Rey Arturo.

Esta historia es la de Matilda Jones que daba un paseo en bote y luego jugueteaba con su hermana Lois en el lago Dozmary cuando se adentró hasta llegar el agua a su cintura, fue cuando tocó algo sólido con sus pequeños pies, era una larga espada.

"Cuando la sacamos vi que tenía 1,20 metros de largo y ciertamente no parecía un artefacto antiguo y mucho menos tener rasgos legendarios. No creo que sea particularmente vieja, pensé, a lo sumo de unos 20 ó 30 años. Probablemente sea utilería de alguna película temática", agregó Paul, el padre de la menor.

Esta área, de tradición celta, es de gran belleza con acantilados y playas casi vírgenes, aunque también tiene todo un costado legendario. Cerca de allí se encuentran las ruinas del Castillo Tintagel, conocido por el lugar donde habría nacido en Rey Arturo, por lo que las visitas al área no son excepcionales.

Quizá, en otro contexto, en otro lago, solo hubiese sido una anécdota familiar, pero lo que vuelve el descubrimiento en asombroso es que, de acuerdo a la leyenda, allí se arrojó la legendaria espada de Excalibur, que le había pertenecido al legendario Arturo.

Después de las vacaciones, la familia se llevó la espada a su ciudad natal, Doncaster, donde se convirtió en el centro de atención de curiosos y en una magnífica historia familiar de sobremesa. Queda la duda, si es o no es, pero todo parece indicar que no es.

De acuerdo a un relato histórico fantástico, Arturo fue llevado al lago Dozmary Pool, por el mago Merlin. Allí recibió la famosa espada Excalibur por una ninfa de agua llamada la 'Dama del Lago', que demostraba su derecho al trono de Inglaterra.

Cuando el rey fue herido de muerte en la Batalla de Camlann, regresó al lago para devolver el arma, pero sin fuerzas falló en sus intentos. Finalmente, fue ayudado por Sir Bedivere, que lanzó Excalibur en el lago y fue tomado por la mano de la señora. La historia guarda sesgos de realidad, ya que la práctica de lanzar espadas y otras armas en los lagos era típica de las tribus celtas de entonces a modo de ofrenda a una diosa.

0
0
0
s2sdefault