El Apocalipsis o el fin del mundo, sigue atormentando a la humanidad. Diversas teorías han apuntado a que la Tierra se extingue en una fecha determinada, pero hay una nueva que habla del próximo 23 de septiembre.

Tales predicciones, todas por igual, han resultados falsas tal como ocurrió en 2003, 2007, 2012 y 2015. Nadie, por fortuna, ha acertado sobre la desaparición de nuestro planeta.

Ahora surgió otra de ellas que dice que el fin del mundo se producirá por la colisión de la Tierra con un presunto planeta llamado Nibiru, cuyo mito nació en 1975 pero sigue creciendo.

En esta línea coinciden astrónomos aficionados y otros que juegan a la numerología bíblica que se espera un nuevo fenómeno de estos el 23 de septiembre de 2017, porque la Luna se posará a los pies de Virgo.

Desde luego para los expertos en ciencia y en asuntos de la biblia, esto no tiene asidero científico, ni teológico.

David Meade explicó en las páginas del 'Daily Star' que el gran eclipse americano que se producirá este 21 de agosto es un presagio porque ese día "el amanecer se oscurecerá, como predijo el profeta Isaías, (uno de los textos bíblicos) y la Luna que saldrá ese día se llama luna negra, un fenómeno que sucede cada 33 meses.

Al texto al cual se refieren está en Isaías 13:10: “Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor”.

Pero el asunto es que el profeta Isaías ni siquiera da pistas de cuándo puede suceder esto por lo cual se puede decir que esta es otra teoría fallida, de la cual nos daremos cuenta el 24 de septiembre cuando sepamos que no ha pasado nada.

0
0
0
s2sdefault