“Esa plata cayó de una avioneta cuando yo labraba la tierra”, así lo dijo de manera insólita ante la Fiscalía Jaime Cutiva Quintero, uno de los presuntos testaferros de las Farc, como una versión para justificar sus riquezas por más de $9.000 millones.

A la familia de los Cutiva Quintero, les incautaron bienes en Cali y Tuluá, en el Valle del Cauca; lo mismo que en Bogotá y San Vicente del Caguán, al ser señalados como ayudadores y tenedores de bienes de ese antiguo grupo guerrillero.

En los cerca de quince inmuebles que pasan a control del ente fiscalizador, hay inmuebles, entre los cuales están fincas, hoteles y edificios, además de unas 500 cabezas de ganado.

La explicación de que ese dinero cayó del cielo, además de inverosímil lo hizo gracioso para las autoridades judiciales y a ese expediente lo bautizaron con el nombre de Milagro del Cielo.

La justicia cree ese núcleo familiar habría servido como testaferro de la columna Teófilo Forero, que más dinero recaudaba por sus delitos de secuestros, vacunas, narcotráfico y abigeato.

El personaje que estaba al mando de esa agrupación era Hernán Darío Velásquez, más conocido como alias ‘El Paisa’, uno de los catalogados como más sanguinarios de los subversivos.

Jaime Cutiva ha sostenido en sus indagatorias que montones de billetes fueron arrojados desde una avioneta, cayeron en su propiedad y que de ahí proviene su abultada fortuna, en momentos en que el Gobierno está confeccionando el listado completo de propiedades y activos en general de las Farc.

Los vinculados a este ‘milagroso’ caso, están siendo investigados como supuestos  responsables de los delitos de testaferrato, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

0
0
0
s2sdefault