Hay nombres de personas que son los más utilizados en nuestro país. En el caso de las mujeres gana de lejos el de María, en honor a la virgen y madre de Jesucristo.

El de María sirve para combinarlo con cualquier otro apelativo como María del Carmen, María Dolores, María Alejandra, que da paso a las llamadas ‘malejas’; también se funden en: María Victoria, María de los Ángeles, María Mercedes, casi todos apegados a la religión católica.

También están María Fernanda,  María Camila, Luisa Fernanda y Paula Andrea, entre los más comunes. También tiene mucho auge el de Valentina para establecer mezclas porque parece exótico o elegante.

En el caso de los hombres hay un cabeza a cabeza, entre José, Carlos, Jesús, David, Santiago y Juan, que sirven también para hacer variaciones como el Juan Carlos,  Juan José, José María, José Luis,  José Miguel, Luis Carlos, Jesús David, Andrés Felipe y otros más elaborados.

Parece que los nombres de los apóstoles han tenido mucha acogía a la hora de llegar a la pila bautismal.

Luego vienen Luis, Miguel y Francisco como nombres más utilizados en los bautizos, aunque el Brayan moderno ha venido ganando terreno, especialmente en la modalidad combinada de Brayan Steven.

Las familias colombianas sus muy dadas a bautizar a sus hijos con nombres compuestos como el muy usado John Jairo en Medellín y gran parte de Antioquia. Los ‘john jairos’ paisas abundan en esa zona del país y su uso se extiende al eje cafetero, pero hasta hace unos diez años, porque actualmente hay predominio de los ‘juanes’: Juan David, Juan Sebastián, Juan Esteban y Juan José.

En década y media unas 84 mil niñas fueron bautizadas con los nombres de María o de Valentina y cerca de 110.000 varones se han llamado José o Santiago, según datos de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

 

0
0
0
s2sdefault