A quién se le podría ocurrir que por abrir las puertas de la casa para vender los muebles, alguien que entró se hubiera robado especialmente un recipiente que tenía las cenizas de un pariente.

Eso le sucedió a los canadienses Tammy Guimond-Thomas y Kelly Guimond-Huckabone, quienes aseguran que las cenizas de su madre, Patricia Ann Guimond, se perdieron de la casa después de que más de 100 personas acudieran a su vivienda para ver o comprar algún mueble.

La familia está agustiada y busca desesperadamente una pequeña urna que contiene las cenizas de la matriarca familiar.

El recipiente pudo ser robado cuando desprevenidamente pusieron a la venta los muebles del hogar, ahora propiedad del padre.

Las hermanas dijeron que su madre murió de un ataque cardíaco repentino en 2015, y la mayor parte de sus cenizas fueron enterradas, mientras que el resto se mantuvo en esa urna que mantenían en una estantería de la casa.

Scott Meyers, un amigo de la familia, compartió un mensaje en Facebook pidiendo que devolvieran de las cenizas porque se ha vuelto una tragedia.

"Si alguien las tiene, por favor devuélvanlas. No se harán preguntas", escribió Meyers en la red.
La Policía entretanto investiga el insólito robo, como informa el Ottawa Citizen, pero la prioridad de la familia es asegurarse de que sean devueltas.

"No estamos interesados ​​en presentar cargos. Sólo queremos que regresen las cenizas para que puedan estar con nosotros y con mi papá", dijo Guimond-Thomas.

0
0
0
s2sdefault