Mortal accidente en Balboa, Cauca

Seguro has visto más de alguna vez a una persona con una pulserita de hilo rojo en su muñeca izquierda y te has preguntado para qué sirve. Antiguamente, la creencia popular decía que apenas un bebé nacía, había que ponerle inmediatamente una cinta roja para protegerle del ‘mal de ojo’, lo cual no resulta ser cierto.

Los creyentes del Kabbalah, una antigua sabiduría que proporciona bienestar y conocimientos prácticos para la vida, con más de 4.000 años de historia, dicen ellos que sí.


Para esa cultura este amuleto es una de las herramientas fundamentales para proteger a las personas de maldiciones, mal de ojo, envidia y otros espíritus malignos.

Dicen que el llamado ‘mal de ojo’ o ‘cuajo volteado’ del cual hablaban nuestra abuelas, es algo maligno contra los niños hermosos y era curado por brujas y rezanderas, mediante un ritual en el que se fumaba un tabaco, se hacían riegos y se cogía la criatura por los pies para levantarla al aire con la boca hacia abajo.

Otros anotan no es nada que tenga que ver con seres superiores, sino que es simplemente una mala energía que atenta contra el bienestar de alguien indefenso como un recién nacido o una criatura humana que empieza a crecer.

Pero para evitar que esas energías negativas lleguen, se usa la costumbre del hilo rojo, en forma de pulsera al cual se le hacen siete nudos, ubicada en la muñeca izquierda (lado del corazón), que serviría como objeto de protección. En caso de romperse, no intentar reparlo sino que se debe usar otro nuevo hilo, que significa que obró efectivamente y la persona fue protegida.

0
0
0
s2sdefault