El nombre tan sofisticado que tiene el criollo bistec, viene del inglés beef steak, que es una tajada de carne de res adobada, sazonada, que aquí les quitamos las letras del anglo y decidimos añadirle sabor con algo de papas.

De ese beef steak, que en realidad es a la parrilla, lo convertimos en una receta propia que hoy todo mundo conoce.

Tal vez hace más de 300 años venimos comiendo este plato que es servido con arroz, y ensalada, que se usa a manera de ‘desayuno trancado’ especialmente un domingo.

Incluso se vende en los restaurantes de comida popular y se anuncia en la carta con nombre y apellido: bistec a la criolla.

El bistec puede ser también con su variación ‘a caballo’, cuando se le ponen dos huevos fritos encima de la tajada de carne sofrita en aceite, con cebolla en julianas, tomate majado, sal, ajo, salsa negra y otros aliños que van variando de acuerdo con el gusto.

Para este bocado reforzado es menester aprovisionarse de una carne blanda, como lomo redondo, la cual debe estar en tajadas delgadas en porciones generosas.

Tras el bistec, vienen otros acompañantes, además del arroz, están la arepa y una tajada de plátano maduro. En fin, las opciones son infinitas.

 

0
0
0
s2sdefault