En Colombia las autoridades de salud están estudiando las limitaciones al consumo y reglamentar los cigarrillos electrónicos o prohibirlos.

La razón es que estos dispositivos con nicotina o el humo, la combustión causan rigidez arterial y aumentan la presión y frecuencia cardíacas, “lo que se asocia con un mayor riesgo de ataques al corazón y accidentes cerebro vasculares (ACV)”.

Esto lo demostró por primera vez una investigación presentada recientemente durante el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea 2017, en Milán, Italia.

El aumento de fumadores de cigarrillos electrónicos ha aumentado considerablemente por creer que son inocuos, no adictivos e inofensivos para la salud.

El Ministerio de Salud dice a través de comunicaciones, que los vendedores de estos dispositivos deben advertir que son tan dañinos como fumar directamente el tabaco, por ello la razón de prohibir o reglamentar, tal como se hace ahora, está a punto de suceder.

Durante el Congreso, en Italia se aclaró que si bien los resultados de su estudio son preliminares, se demostró que el uso de cigarrillos electrónicos genera “un aumento significativo de la frecuencia cardíaca y la presión arterial en los voluntarios que fueron expuestos durante una prueba”.

 

0
0
0
s2sdefault