Debido a su avanzada edad, el Papa Francisco no puede someterse a un ritmo de caminata muy extenso y mucho menos en la altura de 2.600 metros en la que está Bogotá.

El Santo Padre, ya tiene 80 años y también quebrantos de salud. A pesar de que El Vaticano ha dicho que el sumo pontífice goza de buena condición física, hay que tener cuidados especiales con él y su afección más evidente es que no puede caminar mucho, debido a la ciática y dolores lumbares que limitan sus movimientos.

En sus visitas a Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, el Pontífice no podrá someterse a desplazamientos a pie, al padecer también de problemas respiratorios desde los 21 años, derivados de la extirpación de uno de sus pulmones que le generan una fatiga severa.

Para atender al ilustre visitante, los organismos encargados de velar por la salud del jerarca eclesiástico han dispuesto un equipo de ambulancias medicalizadas y 25 personas, entre médicos, paramédicos y enfermeras.

Estos profesionales irán siempre en vehículos que lo acompañarán en la caravana papal  y habrá un puesto permanente en el lugar donde se encuentre la máxima autoridad de la iglesia católica.

0
0
0
s2sdefault