La Gobernación del Valle, a través de la celebración de un consejo de seguridad, empieza a echarle la mirada a la reactivación de hechos violentos en el norte del departamento y también en el Estadio Pascual Guerrero.

En el primer caso, la ejecutiva departamental, Dilian Francisca Toro, adelanta iniciativas para frenar la reactivación de grupos al margen de la ley como la guerrilla del ELN y bandas delincuenciales dedicadas al tráfico de estupefacientes.

Los hechos violentos se han disparado en un 60% en municipios como Roldanillo, La Unión, Cartago y Buga, entre otros.

La Gobernadora Dilian Francisca Toro anunció que con recursos provenientes de la sobretasa a la energía, se dotará de automotores a la Policía para atender esta situación surgida.

Por otro lado, una parte importante de esos dineros, unos $2.500 millones, servirán para mejorar la seguridad del Estadio Pascual Guerrero con la instalación de cámaras inteligentes que permitirán la identificación de rostros de los espectadores que propicien hechos vandálicos en ese escenario deportivo.

0
0
0
s2sdefault