El exviceministro de Transporte y director del INCO Gabriel García Morales pidió perdón a su familia y a los colombianos, y manifiesta estar arrepentido de haberse dejado tentar por el camino fácil, a pesar de tenerlo todo.

“Tome el camino equivocado. A pesar del esfuerzo, la educación y del ejemplo de mis padres, a pesar de los esfuerzos propios en educarme, a pesar de tener una esposa e hijos y familia que me llenaban la vida, cedí ante la tentación de una propuesta perversa, destruí una historia familiar, dejando la desolación más profunda a aquellos de los que solo recibí amor incondicional”.

Agrega que le faltó a una comunidad a la cual solo le debe retribuciones desde su nacimiento. Desconoció sus creencias y principios, y las cambió por el falso demonio de la compensación material.

“Hoy me desprecio. Me arrepiento por el daño que causé y asumo las consecuencias derivadas de mis actos, con la única esperanza, firme convicción y propósito de reparar, en lo que este a mi alcance, a los que sufrieron o se vieron afectados por mis errores. Ahora durante mi condena colaborando con la Fiscalía General de La Nación para que se sepa toda la verdad en mi caso. Y luego de cumplida mi condena, Trabajaré con mi testimonio en el propósito de prevenir y concientizar a las nuevas generaciones de funcionarios y ejecutivos jóvenes, para que no incurran en el error que yo cometí”.

0
0
0
s2sdefault