Uno de los considerados alfiles de la izquierda suramericana, el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de cárcel por cargos de corrupción en el primero de cinco casos que enfrenta, que están asociados a un dosier de sobornos.

Los abogados de Lula dijeron que por creer que se trata de una persecución,  apelarán el fallo que manda a prisión al político,  uno de los más populares de Brasil.

La defensa del ex mandatario, quien seguirá en libertad a la espera de su apelación, no respondió a las entrevistas de los medios de comunicación.

El juez Sergio Moro halló culpable al ex mandatario de aceptar 3,7 millones de reales en sobornos de la firma de ingeniería OAS SA.

Fiscales lo acusan de que con ese dinero, la empresa remodeló un apartamento en la playa para Lula a cambio de obtener su ayuda para lograr contratos con la empresa estatal de petróleos de Brasil, Petrobras.

0
0
0
s2sdefault