El gobierno caleño aclaró que ningún particular puede instalar o construir reductores de velocidad o resaltos en las vías, a su libre arbitrio.

Todo surgió ante la protesta de varios conductores caleños de buses de servicio público MIO y también de particulares en la cual manifiestan su inconformidad por la instalación de tres reductores de velocidad en un cruce en el sector de Valle del Lili, en el cruce de la Autopista Simón Bolívar para ingresar a Almacenes La 14, extremo sur de Cali.

Al respecto el subsecretario de Movilidad y Seguridad Vial, ingeniero William Vallejo, informó que estos ‘policías acostados’ no están autorizados y además porque “no cumplen con las especificaciones técnicas para su instalación”.

El funcionario explicó además que desde la Secretaría de Movilidad no se ha dado vía libre para su construcción, toda vez que están en un área no adecuada, como por ejemplo que la vía es principal, que en la zona transitan varias rutas de buses, además de que es un área de ingreso al sector y con alto flujo vehicular donde circulan más de 500 vehículos al día.

Cabe resaltar que el pasado mes de agosto se comenzó con la implementación de reductores de velocidad, interviniendo cerca de 150 puntos considerados críticos y siguiendo las especificaciones técnicas de indica el Manual de Señalización en vías locales y no principales de la ciudad.

El subsecretario Vallejo hizo un vehemente llamado para que particulares o vecinos del sector no tomen acciones por su cuenta, que terminan afectando la movilidad en la ciudad.

0
0
0
s2sdefault