Ya son tres los atracos que se han producido esta semana en la Avenida Guadalupe, entre Calles primera a tercera de Cali.

Esas pocas cuadras de esta emblemática calle, se han vueltos temibles para los ciudadanos desprevenidos que caminan por este sector y por el contrario muy agradables para una pareja de atracadores que se desplaza en motocicleta.

TUBARCO estuvo presente de casualidad en el robo a la última víctima que se produjo el jueves inmediato cuando una señora fue despojada de sus pertenencias.

Cuando los motorizados cometen la fechoría, no siguen por el único sentido que tiene la ruta, sino que se devuelven en contravía para su rápido escape.

Esta zona donde hay un Seminario (para formación de sacerdotes), tres colegios y dos guarderías, más abajo de las oficinas de la Plaza de Toros, mantiene solitaria y por ello es el sitio preferido por los dueños de lo ajeno que están delinquiendo por ese lugar.

Lo paradójico es que donde se producen los atracos, queda muy cerca de un CAI de la Policía que funciona en una glorieta en la Calle Primera con Carrera 56.

Los dos o tres agentes que regularmente están en tal CAI es muy poco lo que pueden hacer ante los inesperados ataques de los delincuentes en esa parte del sur caleño.

0
0
0
s2sdefault