Los guardas de Tránsito de Cali tienen que lidiar con aquellos infractores que los agreden y no respetan la autoridad de la cual están investidos. También están aquellos que los acosan cuando hacen un retén. Es por esto último que deben hacerse acompañar de la Policía.

En este año al menos 30 de estos funcionarios han tenido que soportar la violencia de parte de ciudadanos intolerantes porque no soportan que le impongan un parte.

Las agresiones van desde las verbales hasta aquellas que les provocan lesiones personales. Definitivamente a nadie le gusta ser multado, pero igualmente la gente no es consciente que hay que cumplir con las normas, entre ellas las que prohíben el transporte ilegal y el control a motociclistas.

En lo corrido del año se han aplicado 3.700 multas por ‘piratería’ y se han inmovilizado cerca de 3.300 vehículos, según datos de la Secretaría de Movilidad.

3.288 vehículos han sido inmovilizados por prestar servicio de transporte ilegal en Cali, en lo que va corrido del 2017, según la Secretaría de Movilidad Municipal.

Ya se han tenido noticias también de aquellos motociclistas, que al ponerse iracundos por un comparendo impuesto, proceden a quemar literalmente sus vehículos.

Últimamente el llamado grupo élite contra el transporte ilegal en la ciudad, conformado por unos 30 agentes de tránsito, ha denunciado persecución y acoso de parte de jóvenes, cuando se disponen hacer operativos de control.

La forma de intimidación contra los agentes de tránsito, consiste en ubicarse en calles principales y también cerca a las casas de los guardas, reportando a otros por diversos medios de comunicación en aquellas zonas donde hay un puesto o retén montado por los funcionarios.

0
0
0
s2sdefault