Los años de los perros, difieren a los de los seres humanos. No hay una ecuación perfecta para decir que si un canino tiene diez años, es el equivalente a los 70 de un adulto mayor.

“Si tiene 13 años entonces multipliquemos siete por 13, dijo uno, a lo que el otro le replicó, “yo me sé la tabla hasta el diez. Siete por diez, que da 70”. Eso no funciona de esa manera.

Dicen los veterinarios que la expectativa de vida de una mascota, depende del peso, de los años y de la raza.
Los periodos de crecimiento y vida de estos animales de compañía no son iguales a las de las personas. Por ejemplo la expectativa de vida de un ser humano, puede pasar los cien, pero no pasará de los 110 o 120, es prácticamente imposible por lo que se sabe hasta ahora. Un perro puede estar entre los 15 y más o menos los 20 años.

En estas mascotas hay una esperanza de vida corta y se reducen también sus periodos de niñez, adultez y geriátricos.

Por ejemplo un gato cambia de comportamiento de sus primeros meses de vida y a los dos o tres ya no se mueve tanto, ni es tan juguetón, pero hasta los cinco años sigue siendo un adulto joven, mientras que un humano de cinco, sigue siendo niño.

Las razas de perros de gran tamaño empiezan un proceso degenerativo, como si ya entraran a la vejez, dependiendo mucho del peso y de la alimentación.

Las razas más pequeñas pueden durar mucho más debido a que no se deterioran tan rápido. Su curva de descenso o geriátrico empieza a partir de los ocho años, más o menos.

0
0
0
s2sdefault