El gato siempre ha sido un ser independiente y a veces extraño, huraño o de mal carácter. Estos felinos no son tan obedientes como un perro, por lo cual casi siempre tienen problemas de conducta que no agradan a sus amos.

Los científicos han entrado esta vez a decir que la forma extraña de comportarse, tiene que ver mucho con un trauma o cierto estrés de estos animales que son muy usados como mascotas y la gente quiere ver a sus ‘mininos’ más felices.

Uno de esos ciertos traumas tiene que ver con el tiempo en el que los gaticos pueden ser privados de la leche materna y entregados a sus nuevos dueños.

Varios científicos finlandeses descubrieron que mientras más temprano se le retira del lado de su madre, es mayor la probabilidad que estos compañeros felinos desarrollen mal carácter y sean más independientes y más esquivos. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Scientific Reports.

La investigación se basa en datos sobre el estado de salud y particularidades en la conducta. Más de 6.000 gatos de 40 diferentes especies fueron objeto de un muestreo, y es hoy la mayor base de información sobre el comportamiento felino.

Según este estudio, un 80% ha presentado ciertos problemas en su conducta, mientras que en el 25% de ese total, este comportamiento es crónico.

"La edad en la que son separados de sus madres influye en el comportamiento posterior. Los gatos a los que se les quitó la leche materna antes de las 8 semanas presentaban mayor índice de agresividad que los que fueron separados a las 14 semanas", informa Hannes Lohi, coautora de la investigación.

0
0
0
s2sdefault