El animal fue entregado a las autoridades por una mujer de que aseguró que habían rescatado al felino en la zona rural del Pacífico, luego que nativos causaran la muerte a la madre del indefenso leopardo.

La mujer se desplazó a Buenaventura para que las autoridades fueran las encargadas de brindarle los cuidados necesarios al animal y regresarlo a su lugar de origen. 

Esta especie silvestre tiene un precio ecológico entre siete salarios mínimos.

Este animal estaba considerado una especie “Vulnerable” hasta principios de la década de 2000, pero en la actualidad figura en la categoría “Preocupación Menor” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Sus principales amenazas son la pérdida y fragmentación de hábitat y la caza para comerciar con sus pieles, su captura para mantenerlo como mascota y su matanza perpetrada por el ataque a animales domésticos.

El leopardo fue dejado a disposición del ente Público Ambiental por parte de la Policía Nacional con el fin sea llevado a un sitio especial para ser sometido a cuarentena y al proceso de adaptación a su hábitat natural.

0
0
0
s2sdefault