La tecnología con sus ciencias la meca-trónica y la robótica van a pasos agigantados, hasta el punto de que el bar en un futuro cercano no tendrá una persona de carne y hueso sino una máquina que le servirá las bebidas y además le puede escuchar sus penas.

El prototipo de este ensayo es ‘Tipsy’ el primer robot barman, que despliega su brazo para buscar un vaso, luego lo dobla hacia adelante y hacia atrás para agarrar unos cubitos de hielo con sus pinzas, y después selecciona mecánicamente una botella del licor pedido por el cliente.

El robot agita la coctelera como si fuera ‘bartender’ para mezclar la bebida y la vierte en un vaso con precisión sin derramar ni una gota.

Tipsy es la máquina barman- mezcladora que atrae a la clientela en un centro comercial de Las Vegas, donde le ordenan un dirty Martini, sacudido, agitado o mezclado, como lo pedía el agente 007 James Bond, y la orden se le da a través de una computadora.

Todo esto se hace para ahorrar salarios y porque la máquina no se enferma y no pide vacaciones, y donde se necesitaban seis empleados humanos, ahora sólo necesitan cuatro porque los otros dos servidores son robotizados.

Algunos clientes lo aprueban. “Los robots y la automatización son más rápidos y prácticos, lo que es realmente genial”, dijo John Woodall, un turista de Tennessee mientras espera su bebida preparada por Tipsy.

Menos seducido por la experiencia, Antoine Ferrari, un turista francés, dice que es “más agradable tomar una copa cuando hay alguien detrás de la barra”, aunque admite que con Tipsy, el objetivo es “reírse y estar en esta dimensión un poco futurista”. Rino Armeni, presidente de la empresa Robotic Innovations y propietario del bar, reconoce que este autómata es sobre todo “una atracción”.

Hay buena parte de placer cuando se va a un bar a hablar con los camareros y camareras, seducirlos, poder contarles sus problemas, para eso también pueden servir estos aparatos futuristas que le van a escuchar sus penas. ¡Hasta dónde vamos a llegar!

0
0
0
s2sdefault