En 2016, las inversiones en este mercado a nivel mundial, fueron de 6.100 millones de dólares; para 2020, se espera que las cifras asciendan a 143.300 millones. A esta ola de oportunidades se subieron Camilo Barco, Lina Espinosa y Alexander Guarín, tres colombianos menores de 25 años que a través de la realidad virtual, están solucionando problemas de comunicación en las organizaciones.

“De pequeño he amado la tecnología; destruía carros y armaba otras cosas. No pedía juguetes sino herramientas de ferretería. También me gustaban los científicos locos y malos porque tenían los mejores proyectos”.

Así, y a carcajadas, abre la conversación Camilo Barco, de 25 años y quien junto a su novia, Lina Espinosa, y su socio, Alexander Guarín, han materializado las intenciones de innovar en la realidad virtual en Colombia, a través de la empresa Ninus Design & Technology.

La realidad virtual es una herramienta tecnológica utilizada por las empresas, para mejorar la experiencia de los usuarios con los contenidos que ellas generan, de tal forma, que la interacción inmersiva se hace muy real.

Dos casos reconocidos del uso de la realidad virtual en la industria, se encuentran en el mundo de la música. Uno de ellos es el legendario video “Amazing” de Aerosmith; y el otro, más reciente, es “Waves” de Mr. Probz.

Pero además de su desarrollo en el ámbito artístico, la mayoría de las compañías que han adoptado esta tecnología como forma de incursionar en un mercado cada vez más grande, son especialmente las que venden videojuegos.

Pero el potencial de la realidad virtual no está en solo la venta de productos como las gafas especiales para brindar estas experiencias. La mina de oro está en ofrecer servicios a partir de esta tecnología, y por ello, Ninus le apunta a la creación de estrategias con contenidos personalizados, para que las empresas mejoren la comunicación con sus trabajadores, clientes y otras compañías.

La ciencia de Ninus

El término “Ninus” proviene de algunas de las letras de la locución latina “Nullius in verba”, que significa “en la palabra de nadie”, y que Lina y Camilo tomaron para construir lo que interpretan como: “no creas en lo que es ahora porque puede ser refutado en un futuro’. Quiere decir que “constantemente estamos innovando y lo que hacemos nunca es la última palabra de lo que tenemos para ofrecer”, coincide la pareja.

Y para ofrecer, tres son los servicios que Ninus ha integrado hasta el momento en su línea de negocios: análisis de bigdata para que las organizaciones tomen decisiones más efectivas; desarrollo de tecnologías IOT (Internet of the things); y realidad virtual, por medio de videos cortos en 360 grados con posibilidad de livestreaming, dependiendo de las necesidades de cada compañía.

Uno de los clientes beneficiados por dichos servicios, es El Valle de Colores, entidad que tenía la “necesidad de comunicar un entorno de la marca en nuevos modelos de comunicación desde el turismo”, para la cual, Ninus desarrolló una “solución rápida y efectiva, cumpliendo las expectativas a totalidad”, mediante un tour virtual en 360 grados para facilitar el avistamiento de aves, especialmente del pájaro gallito de roca (Rupicola peruviana), según manifiesta Juan Martín Bravo, docente de universidades y socio de El Valle de Colores.

De igual manera, Mauricio Navarrete, gerente comercial de la Ladrillera Meléndez S.A., detalla que en dicha empresa requerían proveer imágenes de realidad virtual para que los clientes pudieran apreciar diferentes formas de aplicar ladrillos como acabados arquitectónicos, y “en este sentido, Ninus elaboró un demo que nos permitirá para 2018, incluir dentro de nuestra estrategia de mercado, contenidos de realidad virtual para apoyar procesos de ventas de ladrillos arquitectónicos”, resalta Navarrete.

Pero como lo comunicación es un proceso transversal a cualquier organización, Ninus, también ha aportado valor, incluyendo a las universidades, con el fin de favorecer el reconocimiento de su marca, especialmente a nuevos estudiantes.

Muestra de su trabajo, son los recorridos en 360 grados (ver) para la Pontificia Universidad Javeriana; y para el evento Sinergia de la Universidad Icesi, en el que llevaban un mensaje central de cada evento a través de un punto experiencial de realidad virtual, gracias al desarrollo de una app móvil.

Jóvenes pero ambiciosos

Gracias a todo este importante trabajo que Ninus ha venido desarrollando en menos de tres años para diferentes compañías y organizaciones como universidades, constructoras, clínicas odontológicas, entre otras, se ha llegado a consolidar como un referente para proveer soluciones creativas a las empresas, dejándoles a Lina, Camilo y Alexander, ingresos impensados para cualquier empresario naciente.

Pero el éxito de estos innovadores tiene en común varias cosas: además de ser jóvenes (menores de 25 años), son ambiciosos, curiosos, disciplinados y cuentan con un gran sentido del humor y carisma, que les ha permitido cautivar a las diversas compañías colombianas que los contactan.

La historia de Ninus se forjó cuando Lina y Camilo, convirtieron su noviazgo de hace cuatro años, en un proyecto de vida juntos: asistieron a una charla que el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers), la asociación de ingenieros más grande del mundo, hizo en Cali, y conocieron de primera mano el trabajo de Google Developer Group, una comunidad de desarrolladores de Google para difundir sus tecnologías en la capital vallecaucana.

Allí conocieron las Google Card Board, gafas de realidad virtual que les parecieron geniales, pero que pensaron, eran posible mejorar a nivel de materiales y diseño. Entonces se pusieron manos a la obra y a la semana siguiente habían comenzado a realizar investigaciones y prototipos en papel y cartón.

“Nos dimos cuenta que había servicios que valían más que el producto mismo, entonces empezamos a desarrollar videos 360, aplicaciones de realidad virtual y videos cortos de 360 grados. Entonces el mercado se nos creció más que cuando comercializábamos los visores”, recuerda Camilo, actual estudiante de ingeniería electrónica, de la Pontificia Universidad Javeriana – Cali.

Y aunque el proyecto de Lina y Camilo venía bien en el desarrollo de diseño, programación y comunicación de la prestación de sus servicios, les faltaba fortalecer la parte financiera. Pero un día de abril del presente año, en Cali, como caído del cielo, se conocieron en una fiesta con Alexander Guarín con quien inmediatamente se entendieron para trabajar.

Alexander, administrador de negocios internacionales de 22 años de edad, tenía experiencias como empresario y consultor de grandes marcas como Nutresa, Creppes & Waffles, y otros proyectos en: educación, industria naranja, industrias de música, la Bolsa de Valores de Colombia, etc.

“Con Ninus hemos venido trabajando en sinergia para que en la oferta de servicios para una constructora, por ejemplo, se venda de una forma más eficiente: a los impulsadores de ventas en Bogotá les damos las gafas para que les muestren a los clientes, los apartamentos que hay en otras ciudades del país, sin que estos tengan que moverse de donde están. Además pueden configurar los lentes para ver los apartamentos y casas con diversos diseños, acabados y demás aspectos que normalmente se hacen y que son tediosos y costosos”, explica el actual Chief Marketing Officer (Cmo) de Ninus.

Para Lina Espinosa de 21 años, estudiante de décimo semestre de Diseño Industrial de la Universidad Icesi y quien también es fundadora de Ninus, un primer momento importante es haber ingresado al Start – Up Café de la Universidad Icesi, donde han recibido asesoría integral para fortalecer su idea de negocio; pero además, comenta la importante ventaja que implica tener su propia empresa y realizar allí la práctica profesional.

“Todo mi pensum estaba listo con clases de espíritu empresarial, modelo de negocios y demás. Soy la única de mi semestre que hizo empresa y práctica en mi propio proyecto de negocios y eso me da la satisfacción de haber aprovechado las herramientas para hacer mi plan de vida”, expone Lina con una sonrisa que se replica en su novio y su socio, mientras dice, como si todos pensaran lo mismo: “estoy haciendo lo que he querido siempre”.

0
0
0
s2sdefault