Víctimas del conflicto pintaron en Popayán, personas que en su proceso de perdón y olvido, buscan alivianar el peso de sus pérdidas y sanar heridas de rencor.
 
 
 
En el denominado Rincón Payanes o Pueblito Patojo, como popularmente es conocido, fue desarrollada la actividad “Paisaje exquisito”, un espacio en donde personas víctimas del conflicto, de Popayán y el Cauca, tuvieron la oportunidad de pintarse de colores el alma y de llenar de arco iris su corazón.
 
Niñas, niños, adolescentes y adultos llegaron desde diferentes partes de la ciudad para contar su historia de cómo fueron víctimas del conflicto, de cómo huyeron de sus parcelas o como un día el fuego de los fusiles le quito a un familiar o a un amigo.
 
 
Las rosetas y vinilos de múltiples colores fueron utilizados como una forma de terapia, para que con pinceles se convirtieran en herramientas para recordar sin dolor y para sanar el rencor.
 
El evento, organizado el programa de víctimas de la ciudad de Popayán, fue considerado como una rehabilitación comunitaria ya que a través de las pinturas se realizan transiciones emocionales y se desarrollan todos los procesos pendientes en duelos no procesados.
0
0
0
s2sdefault