Ese palo de maguey lleno de dulce blanco, ringletes y papel de colores que es la maceta, es lo que por estos días se ve en las calles caleñas especialmente en el barrio San Antonio y la Loma de la Cruz, para celebrar el día de los ahijados.

Este elemento que tiene más de 70 años en la historia de Cali, trae felicidad a los niños fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de Colombia en el año 2013.

Este fin de semana se realiza en la capital del Valle el Festival 17 de las conocidas macetas, en sitios como el Bulevar del Río, la Colina de San Antonio, el parqueadero del Estadio de Softbol en la unidad panamericana y en diversos centros comerciales.

En esos sitios se exhibirán más de 3.000 macetas, cada una de 60 centímetros, de diversas formas con colorido y el dulce de la caña que pueden costar entre $15.000 y $60.000, todo depende de cuántos elementos tenga.

La maceta tradicional está armada con piñas, alfeñiques, la bandera de Cali y Colombia, ringletes que son aquellas mariposas de cartón que se mueven con el viento que los golpea y papelitos de colores que están incrustados en ese palo blando que llena de alegría a los infantes y es sinónimo de que un padrino está pendiente de su ahijado.

La tradición se conserva a pesar de que con el paso del tiempo las macetas han pasado a un segundo plano, pero siguen siendo una obra artística que identifica a Cali.

0
0
0
s2sdefault