Engañados y sin respuesta se dicen sentir los 38 estudiantes del municipio de Ancuya en Nariño a los que se les impidió presentar las pruebas Saber 11 (antes Icfes) por un aparente caso de fraude.

Exigiendo su derecho al debido proceso y a las explicaciones uno de los afectados presentó una denuncia ante la Fiscalía por los daños causados. Así lo explicó la personera del colegio Carlos Albornoz, María Alejandra Jurado.

Tal reacción se produjo en medio de un malestar generalizado entre los 38 alumnos afectados que hasta la fecha no entienden porque nadie de la parte oficial les da claridad sobre lo sucedido, incluido su propio coordinador de grupo quien se comprometió a conseguirles los derechos para presentar la prueba Icfes.

Indicó Jurado que en la reunión del pasado lunes con directivas del colegio Carlos Albornoz de Ancuya y funcionarios de la Alcaldía sólo recibieron la sugerencia de no proceder con denuncias sobre el caso, limitándose a resaltar los errores humanos en que se incurrió y que acabaron en la imposibilidad de presentar sus exámenes de Estado.

“Esto nos tiene muy molestos porque no son sólo los 45 mil pesos que cada uno de nosotros dio para la prueba, sino que nos crea un perjuicio irreparable porque perderemos por lo menos medio año para quienes queremos iniciar carrera universitaria”, sostuvo la lideresa.

De acuerdo con la personera en total fueron 64 los bachilleres que pagaron por acceder a los exámenes Icfes, pero sólo 23 de ellos pudieron ingresar a los salones del colegio Tomás de Aquino de Sandoná en donde estaba previsto el test. “No entendemos porque una parte de nosotros sí pudo ingresar y la otra no; y la mayoría de quienes resultamos afectados somos jóvenes de la zona rural de Ancuya”, concluyó.

0
0
0
s2sdefault