Preocupadas se mostraron las autoridades de Ipiales, en el sur de Nariño, por la llegada masiva de venezolanos que llegan a esa población muchos de ellos de paso y otros con expectativa de residenciarse en la zona.

Varios nacionales de la república bolivariana afirmaron que recorren más de 2 mil kilómetros buscando una nueva vida, ya que en su país no hay trabajo. Además indicaron que todos los productos de la canasta familiar en ese país son costosos y otros no se consiguen.

El secretario de Gobierno de Ipiales, Jorge Montenegro, aseguró que datos estadísticos dan cuenta que son aproximadamente 200 venezolanos los cuales viven en Ipiales y Tucán, y su sitio de trabajo es el puente internacional de Rumichaca, comercializando todo tipo de productos con el fin de enviar dinero a sus familiares en Venezuela.

Explicó que los barrios donde se están alojando los extranjeros son La Laguna, Libertad, Pinares de Santa Ana, Heraldo Romero, entre otros sitios ubicados junto al terminal terrestre de Ipiales.

Así mismo aseguró que Ipiales no solo recibe a venezolanos, sino también a personas de otras ciudades de Colombia, que buscan una nueva vida. Algunos llegan de Medellín, Cúcuta, Cali, Pereira y se dedican a la venta ambulante.

“Cabe resaltar que la ciudad fronteriza en 2014 cuando el dólar subió Ipiales recibía muchos turistas, luego a finales de 2016 esta situación cambió drásticamente debido a que algunos comerciantes subieron los precios, hubo mala atención, entre otros temas que afectaron el comercio en la ciudad fronteriza”, puntualizó el funcionario.

 

0
0
0
s2sdefault